Coberturas imprescindibles para un coche nuevo

¿Te has comprado un coche nuevo? Seguro que ahora quieres cuidarlo como oro en paño para que no le pase nada y, uno de los trámites que necesitas, es contratar un seguro de coche, uno que sea adecuado, no ya por la capacidad económica que tengas, sino por lo que te ofrezcan asegurar ya que cada compañía tiene su propio contrato.

Como sabrás, cada compañía de seguros ofrece ciertas prestaciones para sus seguros en base a un precio pero, muchas veces, hay que plantearse antes lo que es imprescindible asegurar, es decir, ¿qué coberturas debería tener, como mínimo, el seguro de un coche nuevo?

Coberturas mínimas para el seguro de coche nuevo

Asistencia en viaje. Esto lo llevan casi todos los seguros de coche pero no conviene perderlo de vista, tanto eso como las condiciones del servicio ya que ahí puede estar la diferencia entre un seguro y otro.

La asistencia en viaje permite ofrecer asistencia a dos partes importantes, por un lado a la persona, y, por otro, al vehículo en sí. En el caso de la persona, debería dar un medio de transporte alternativo para poder llevar al destino (pero cada seguro tiene su propia letra pequeña) mientras que, en el caso del vehículo, se puede tener un remolque para el coche, asistencia en el lugar de la avería, etc.

Responsabilidad Civil Obligatoria. Es la única cobertura que es obligatoria según la Ley así que, no es que sea mínima, pero sí imprescindible.

Robo. Protegerte del robo, más teniendo un coche nuevo, es algo que no debes ni pensarlo. También aquí puedes pensar en cuando te ocasionen desperfectos en la carrocería (por tratar de abrir el coche), robo de accesorios del coche, etc.

Incendio. No es algo habitual que vaya a pasarle a un coche nuevo (y que sea más propicio en uno nuevo que en uno antiguo) pero por un poquito más, si le pasa algo al coche, la indemnización puede llegar a cubrir el precio de un coche nuevo.

Lunas. Su coste es muy bajo comparado con lo que te costaría poner lunas nuevas y es algo que se puede llegar a romper por el uso (por ejemplo por circular en carreteras donde hay muchas piedras que pueden impactar en los cristales y provocar roturas).

Daños propios. Es básicamente un seguro a todo riesgo. Es caro, sí, lo sabemos, pero a veces merece la pena. Eso sí, si contratas esta cobertura ya tendrías las otras englobadas, salvo que el seguro donde vayas a contratarlo no los incluya (para lo cual mejor buscas otro).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.