Sistemas antirrobo para el coche ¿Cuál necesito?

La seguridad ante robos es la prioridad de cualquier conductor. En el mercado existen muchos dispositivos de sistema y seguridad para tal uso pero ¿cómo saber cuál es el más indicado para nuestro coche?

Los clásicos antirrobos como el bloqueo de dirección en muchas ocasiones suele venir incluidos de serie con un sistema de alarma acústica, aunque estos no son demasiado eficaces. Existen otros como los sistemas de seguridad llamados inmovilizadores electrónicos que al desconectar algún circuito esencial impiden que el vehículo arranque.

Según la OCU (La Organización de Consumidores y Usuarios) en un artículo redactado sobre «Antirrobos para coches» los mejores sistemas de seguridad antirrobo son los inmovilizadores electrónicos de los cuales existen tres tipos según el lugar donde está situado el equipo que da la orden de activar o desactivar los circuitos. Estos serían los que se encuentran integrados:

En la llave de contacto: cuando introducimos la llave, el sistema sabe identificarla y permite que el coche arranque aunque a veces al activar o desactivar se puede plantear algún problema. Sin embargo, su mayor ventaja es que las ondas entre la llave y el aparato receptor no se detectan desde el exterior.

En el mando a distancia: su funcionamiento está basado en una señal infrarroja o por medio de ondas de radio las cuales pueden ser detectadas si se tiene el equipo adecuado. El código que lleva el mando puede llegar a retransmitirse por lo que para evitar este problema existen mandos que usan códigos que cambian después de ser usados aunque la «inteligencia» de los ladrones llega a superar esta prueba.

Es por eso que un sistema alternativo podría ser una tarjeta que se parece a las de crédito. Cuando el automóvil localiza que la tarjeta se aproxima, la cual puede ser llevada en la cartera, anula el inmovilizador y permite que la puerta se abra.

En el teclado programable: este tipo de sistema es poco reconocido aunque es sin duda el mejor en caso de robo con intimidación ya que el ladrón no tiene llave ni mando que llevarse. Su principal defecto, que se desgasta con facilidad.

En cualquier caso el inmovilizador electrónico aporta un ochenta por ciento de seguridad con respecto a otros sistemas o alarmas. La necesidad de la intervención directa del conductor en la sustracción ya sea para introducir la llave, arrancar el coche o usar el teclado es necesaria lo que hace más difícil el robo.

El equipamiento y técnica

Como norma uno no elige un coche según el riesgo de robo aunque sí que es conveniente conocer que todos los coches no son deseados de igual manera para los amigos de lo ajeno.

Aparte de las medidas de prevención evidentes como usar el bloqueo de la dirección o no dejar nada en el coche de valor, existen técnicas persuasivas como una pegatina donde diga que el coche dispone de sistema de seguridad, grabar un código en los cristales del coche lo que no ayuda nada al ladrón a la hora de venderlo ya que tendrá que cambiar el resto de los cristales.

Simplemente con un poco de precaución, sentido común y un sistema de seguridad adecuado a nuestras necesidades podremos intentar evitar el robo de nuestro utilitario.

Desirée R.A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.